Razón

1

Un país que mira al futuro

Una economía en crecimiento

En las dos décadas pasadas, el Perú ha puesto en práctica una política económica responsable y estable, convirtiéndose en una economía de rápido crecimiento que ofrece una amplia variedad de oportunidades de inversión.

Y a medida que el país sigue creciendo, el Estado ha asumido el desafío de mantener un camino de desarrollo que alcance a todos los sectores de la sociedad.

Una historia de éxito

El Perú es el quinto país más poblado de América Latina y líder en crecimiento, con perspectivas favorables para los próximos años según proyecciones del Fondo Monetario Internacional (FMI). El Perú es miembro de la Alianza del Pacífico –un nuevo bloque comercial conformado además por Chile, Colombia y México–, la Comunidad Andina y el Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC). Además, es uno de los doce países que participa en las negociaciones del Acuerdo Estratégico Trans-Pacífico de la Asociación Económica (TPP) y ha sido admitido por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) para integrarse como miembro pleno antes del 2021.

El Perú también ha suscrito tratados de libre comercio (TLC) con sus principales socios comerciales como Estados Unidos, China y los países de la Unión Europea.

Al haber experimentado un progreso económico y político estable, los peruanos están ávidos de más. La inversión privada sigue fluyendo en el país, mientras los TLC han proporcionado a los sectores exportadores de materias primas, productos manufacturados y agroindustria una fuerte plataforma para alcanzar los mercados más grandes del mundo.

Una rápida mirada a las cuentas nacionales revela bajos niveles de deuda pública como porcentaje del PBI –según el FMI, 19% el 2012–, un alto nivel de empleo, remuneraciones crecientes, así como elevadas reservas internacionales, todo lo cual generaría reconocimiento de instituciones como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional.